Centro de datos calienta hogares suecos

22.1.2019

La compañía de energía E.ON y la compañía de tecnología en la nube Online Group se asociaron para un proyecto de construcción conjunto en Vallentuna, cerca de Estocolmo, Suecia. Su nuevo centro de datos es uno de los más ecológicamente avanzados del mundo. La refrigeración de los servidores del centro genera calor residual, que se transfiere a la red de calefacción urbana de Vallentuna con bombas de calor con eficiencia energética y luego se utiliza para calentar los hogares de la ciudad. El centro se refrigera con energía renovable.

Eficiencia energética incluso con carga parcial
– Toda la capacidad de refrigeración del centro de datos se transforma en energía térmica y se transfiere a la red de calefacción urbana con dos bombas de calor industriales ChillHeat P300 Oilon, describe el Gerente de Proyectos de E.ON, Nils Svensson

Las bombas de calor ChillHeat refrigeran simultáneamente el centro y utilizan el calor residual generado para producir energía térmica a alta temperatura para la red de calefacción urbana. La capacidad de refrigeración total del centro de datos es de 500 kW en la primera fase, con una capacidad final de 2000 kW.

– Las bombas de calor de Oilon nos brindan con los beneficios de una excelente eficiencia energética, la opción para cargas parciales, refrigerante HFO, salida a alta temperatura y tamaño compacto, elogia Svensson.

Las bombas de calor en Vallentuna son dimensionadas para producir agua a 85 grados, pero pueden alcanzar hasta 100 grados si es necesario.  El equipo utiliza el refrigerante R1234ze, que tiene un impacto ambiental muy bajo.

– Las bombas de calor en Vallentuna conservan su excelente eficiencia energética incluso cuando se utilizan a menor capacidad. Las bombas de calor generalmente están equipadas con ocho compresores. Esto permite modular la capacidad de refrigeración entre 10 y 100 por ciento sin disminuir el coeficiente de rendimiento, dice el Gerente de Ventas de Oilon, Samuel Östman.

– En el centro de Vallentuna, el calor residual se captura exclusivamente con la tecnología de bomba de calor. Ella es económicamente competitiva, energéticamente eficiente y ecológica, continúa Östman.